La pasión,
la nuestra bandera
La bandera, por encima de todo lo demás, siempre ha sido la seña usada para diferenciar las nacionalidades, capaz de aunar a los ciudadanos y a las pasiones. La pasión fue la chispa que permitió que todo esto empezara y que todavía hoy desde hace más de 40 años sigue haciendo únicas nuestras creaciones.

Pasan los años, los materiales evolucionan, pero la profunda pasión por la calidad y por la satisfacción de nustro cliente sigue siendo la misma que se podía respirar a comienzos de los años Setenta cuando Domenico De Ascentiis, fundador de la empresa “Adria Bandiere” confeccionaba, bajo la cuidadosa supervisión de su mujer Antonella, sus primeras banders artesanales en el taller artesanal en la cocina de su casa.
area documentale adriabandiere
Desde entonces “Adria Bandiere” no dejó de crecer. De una feria a otra, de un cliente a otro, de páís en país. La profesionalidad nos permitió conseguir nuevos resultados con clientes en todo el mundo. Un resultado que cada día nos hace sentirnos orgullosos, obtenido solamente gracias a una profunda ética profesional y a una flexibilidad productiva.
Una realidad italiana
que ha hecho de la pasión,
su bandera.